Páginas

sábado, 28 de agosto de 2010

Logística Social: El futuro de la Logística en Japón



Un Excelente articulo que fue escrito en 2005, expresa la perspectiva y la evolución de la logística en Japón. Lo más interesante es que ancla el desarrollo de la logística a tres estratos: la Logística de Negocios; Social y Global donde el éxito es la integración y coordinación de los mismos.


Espero que lo disfruten...


Expectativas crecientes en la logística


La economía doméstica de Japón encara un intrépido cambio de revitalización al comienzo del siglo XXI. Durante la década pasada, comúnmente llamada “los diez años perdidos”, Japón experimentó una prolongada recesión luego del colapso de la economía “de burbuja”. Durante este período, no se han tomado medidas drásticas para apuntalar la economía y la pretendida reforma estructural del sector económico fue retrasada. Fuera de Japón, la depresión de la economía estadounidense, junto a la floja performance de su industria IT, se hizo presente en 2001. Agravando aún más esta situación, los atentados terroristas del 11-S en América diseminaron por el mundo las semillas de la desigualdad social.


Todo esto contribuyó a crear un estancamiento en la actividad económica global, influyendo en un golpe adicional a Japón, donde el modo recesivo prevalece. Como resultado, una reacción en cadena negativa ha tomado lugar en el país, con las siguientes consecuencias: caída de la economía, descenso de los precios de stock, el cada vez más bajo valor del yen respecto al dólar, la merma en el consumo, la débil inversión en equipamiento, el creciente desempleo y un sinnúmero de fenómenos deflacionarios. Es claro que la doble estrategia del Gobierno respecto a reformas económicas estructurales y medidas anticíclicas se ve confrontada con una situación bastante compleja.


Como una nueva tendencia en Japón, los líderes industriales son cada vez más conscientes de que no pueden permanecer confiados en la política económica del Estado o en el fortalecimiento de la economía de EE.UU. En otras palabras, se han dado cuenta que sólo a través de su propio esfuerzo podrán atravesar este duro período.


¿Cómo podemos encontrar la salida de esto? Durante los pasados años, se recurrió a tales medidas como:


-reducción de sobrestock,


-paralización de superproducción y


-recorte de personal.


¿Hay algún otro área que no haya sido alcanzada? Sí, la hay. Una de las áreas que atrae un creciente interés es la logística, en una forma más avanzada y eficiente.


Distribución física y Logística


Primero definamos los términos “distribución física” y “logística” que, con frecuencia, son confundidos entre sí. “Distribución física” es un concepto originado en el marketing e introducido por los Estados Unidos a finales de los ´60, cuando la masa de producción y consumo arribaron a Japón, en plena oleada de crecimiento económico. Desde ese momento, el concepto de “distribución física” se arraigó en la industria japonesa. El concepto refiere a un sistema total para controlar el flujo físico de un producto o mercancía, articulando producción y consumo. Se trata de una unificación de cinco subsistemas (transporte, almacenaje, embalaje, carga / descarga y distribución) y un sistema de apoyo e información.


La distribución física se propone proveer, de manera más eficiente, un producto al mercado. En otras palabras, el propósito de la distribución física es repartir una cantidad necesaria de productos en una condición necesaria requerida y, en suma, al menor costo.


Es allí donde hay un acercamiento desde el sector de la producción, basado en el concepto de “product out”. Por otro lado, la logística es esencialmente una ciencia militar, no una herramienta económica. Se trata de una actividad de trasfondo, proveyendo las armas, municiones, alimentos, vestimenta, medicinas necesarias, etc., mientras las batallas se desarrollan en los frentes.


Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos aplicaron la metodología de logística que habían adquirido durante la guerra a los intentos de reflotar sus economías locales y revivir la mundial.


Con un alto grado de efectividad reconocida, esta técnica comenzó a ser llamada logística de negocios en actividades económicas. Supuestamente, lo que las unidades militares necesitan en las operaciones de combate es armas y municiones para mantenerse en batalla. Pero una vez que la guerra termina, las unidades necesitan comida y vestimenta.


Llevando esta situación a la economía, no es muy distinta respecto a proveer los materiales necesarios y definir de manera precisa qué es lo que realmente necesitan los consumidores. Eso es logística, en la perspectiva de consumo o magnitud de la demanda, basada en el concepto de “market in”. Aquí podemos ver una gran diferencia entre la distribución física y la logística.


Para elaborar aún más el concepto, la logística es estrategia donde la distribución física es la táctica. La logística está ligada al área de obtención, producción y ventas, mientras que la distribución física sólo trata con los puntos en común entre producción y consumo. Así, la logística no tiene límites y debe ser manejada desde el punto de vista de un Gerente de Negocios.


Por otro lado, la distribución física asume un punto de vista de gerenciamiento parcial, como producción o ventas. Así, mientras estos dos conceptos tienen como objetivo común proveer mercaderías al menor costo, utilizan propuestas completamente diferentes.


La logística se sobrepone con la cadena de abastecimiento, pero la distribución física no. Al momento de organizar el sector en una empresa, no tiene sentido llamar al área de distribución física el sector de logística. Necesitamos terminar con el problema, pero sólo después de aclarar el concepto de los dos aportes.


Tres estratos de la logística


El negocio de la logística es un problema estratégico para ser agendado por las gerencias comerciales. Mientras se trata de captar el mercado correctamente, los gerentes comerciales deben decidir dónde producir, qué tipo de sistema de información utilizar, cómo desarrollar el personal y cómo seguir en marcha con las inversiones. Ellos esperan conducir sus propios sistemas de gerenciamiento, unificando obtención, producción y ventas (aún incluyendo márgenes de gastos y recuperos). Y esta es la única manera de que las empresas japonesas se resuciten a sí mismas, ya en el siglo XXI.


Los tiempos están cambiando dramáticamente desde la época de la distribución física a la época de la logística. La logística de negocios o comercial es una actividad de una empresa individual o una rama de la microeconomía. Y la operación de una empresa individual está, naturalmente, sujeta a sus propios límites. No puede esperarse una operación logística verdaderamente eficiente sin el apoyo de un sistema social avanzado.


Lo que se pretende aquí es una logística social como el segundo estrato de la logística.


El Gobierno japonés ha tomado la noción de distribución física (esencialmente equivalente a la logística) como una política de gobierno esencial a través de la reunión de Gabinete sobre los Principios Generales de la Política de Distribución Física Comprensiva, basada en la cooperación de los catorce departamentos gubernamentales en 1997 y en la correspondiente a los nueve departamentos gubernamentales en 2001. Este ha sido un gran avance hacia la formación de logísticas sociales en Japón.


Estos Principios Generales especifican los tres pilares fundamentales en torno a la competencia internacional, estimulando la economía doméstica japonesa e incrementando su vida social.


El primer pilar es la desregulación. Este es un intento por incentivar las empresas de transporte y almacenaje, al promover libre competencia en la industria de la distribución física, sobre el principio de responsabilidad propia en crear su propio mercado. Al mismo tiempo, se requiere que la estructura burocrática que existe en la administración de operaciones de exportación e importación sea simplificada.


El segundo pilar es el perfeccionamiento de la infraestructura social. La mayor parte de la estructura logística en Japón, tal como rutas y puertos, aeropuertos y vías de trenes, aún no está a la altura de los estándares mundiales. Según las apropiaciones consumistas respecto a las inversiones en trabajos públicos como resultado de recaudaciones impositivas, es una gran responsabilidad de la administración el tomar la iniciativa para mejorar la infraestructura de las construcciones logísticas.


El tercer pilar es la creación de sistemas de distribución física avanzada (esto también debería ser reemplazado por logística). El objetivo debería ser llevado a cabo por la administración en activa cooperación con la industria. Para lograr que estos sistemas funcionen como instituciones sociales avanzadas, la tecnología de la información (IT) debe ser concebida como la mejor ventaja.


Sumado a lo anterior, es importante promover de manera unificada los sistemas de transporte y distribución en el país. No debemos olvidar que la estandarización es la base para realizar la unión de ambos sistemas. Luego, el problema de la estandarización debe ser resuelto desde el punto de vista de la estandarización global. Asimismo, deberíamos prever, en términos de racionalidad, nuestras prácticas usuales de negocios.


Por consiguiente, el establecimiento de una logística social es indispensable no sólo para implementar los Principios Generales anteriormente mencionados, sino también para lograr una mayor eficiencia en las actividades económicas.


Más aún, de cara a la globalización de la economía y a la creciente megacompetición, es una necesidad casi urgente el estructurar una red logística global.


Cómo funciona la logística global en relación a la expansión del mercado internacional y el cambiante contexto marítimo es una pregunta importante, pendiente de respuesta en lo que va del siglo XXI.


Así, la logística tiene tres estratos:


-El primero es la logística de negocios como una estrategia corporativa,


-La segunda es una logística social como un sistema social, y


-La tercera es una logística global como una red.


Todos ellos deben ser organizados como parte de un conjunto.


Concepción de la Logística del siglo XXI


¿Qué debería ser la logística recién analizada en tanto vista como una tarea inmediata, a ser resuelta en el siglo XXI?


En octubre de 2001, la Asociación de Sistemas Logísticos de Japón publicó una concepción de ello en un documento llamado “La logística como una fuerza motivadora para construir una sociedad industrial energética”.


El resumen es el siguiente:


Cualquier actividad económica o social tiene una necesidad básica que remite a la logística. La logística puede realmente incrementar la comodidad o placer en nuestras vidas y la eficiencia en las actividades corporativas o laborales.


En las actividades de producción intensamente globalizadas durante el último tiempo, el flujo de personal, materiales, capital e información entre las bases de producción aumenta progresivamente y la competencia se pone cada vez más aguda con mayor cantidad de entidades participando en el sector.


Bajo esas circunstancias, cada empresa debe desarrollar logísticas avanzadas para ellas mismas, si quiere ganarle a la competencia, a partir de costos más bajos y un mejor servicio.


Primeramente, la logística apunta a una optimización total, donde los costos de eficacia totales estén estrechamente ligados a conocer las necesidades del cliente, en cuanto a la obtención de criterios de producción, ventas y distribución física. Lo que se requiere hoy por hoy es unificar el gerenciamiento o la cooperación estratégica más allá de los marcos laborales o intereses sectoriales de cada empresa.


Esta idea no difiere del concepto de supply chain. Este acercamiento teórico fue posible debido al progreso de la desregulación y las innovaciones en la tecnología de la información.


En el ejercicio de la logística, otro factor relevante para la optimización es la armonía con el medio ambiente. La incorrecta disposición de los residuos en el proceso logístico provoca varios inconvenientes, tales como polución y otros trastornos ambientales. Por ello, en la logística debe dársele prioridad a la armonía y coexistencia con el medio ambiente.


Esa es una clave a ser manejada por las generaciones futuras: contribuir a la unión entre un medio ambiente global y una sociedad industrial global.


Para llegar a esto, debe incluirse una política de reciclado u reutilización de recursos a la selección de materiales y la disposición de residuos. En la misma línea, debe optimizarse el nivel de los costos de eficacia, considerando las cuestiones ambientales recién mencionadas.


La logística del siglo XXI debe no sólo estructurar una alianza estratégica entre las empresas, de manera de lograr una mayor eficiencia en los procesos de distribución, sino también armonizar el trabajo con el medio ambiente en que se desarrolla, a través del reciclado de los recursos en las actividades económicas.


Pasos concretos a realizar:


De manera de revitalizar la economía japonesa a partir de la creación de una sociedad industrial energética en equilibrio con el medio ambiente, la industria nacional, el Gobierno y las entidades educativas deberán concentrar sus esfuerzos en desarrollar sistemas logísticos competentes. A tal fin, el rol de la industria es crucial.


Lo que sigue es un detalle de algunos puntos que la industria de Japón debe tener en cuenta al momento de construir la logística del siglo XXI:


- De la optimización parcial a la optimización total


La operación de una firma progresa en un ciclo de desarrollo, obtención, producción, ventas, transporte y distribución, recuperación y reciclado. Desde un punto de vista logístico, es importante que la optimización de este ciclo sea dada a través de la cooperación entre varias compañías, más allá de la optimización parcial de cada una de ellas.


- Aplicación avanzada de la IT


Para una utilización avanzada y eficiente de la logística, la tecnología IT, tal como EDI e Internet, debe ser llevada a un punto máximo de utilización. Compartir la información en todo el proceso utilizando la IT influirá positivamente en la SCM (supply chain management), optimizando puntos de stock, además de acortar los tiempos de seguimiento y reducir los costos totales.


- Operación global


La adquisición de un espacio adecuado y una producción acorde a él son algunos ejemplos de las inversiones y operaciones de las empresas, que están creciendo de forma global. En este sentido, las redes globales avanzadas deben ser construidas según criterios logísticos.


- Exposición de la problemática ambiental


Es necesario seguir resaltando las implicancias ambientales de las actividades logísticas, tal como los gases, ruidos, vibraciones y materiales de embalaje.


Al igual que el tejido de redes globales, la optimización total buscada, incluyendo la estructuración de sistemas de reciclado eficientes, debe ser proyectada a partir de un punto de vista logístico. Resulta esencial que una sociedad orientada a la reutilización de sus recursos tenga en cuenta determinados parámetros logísticos al momento de su formación y crecimiento.


- Promoción de estandarización


Una logística avanzada requiere de cierta estandarización en varias áreas de la industria. Algunos factores como el equipamiento de distribución física y los formatos de comunicación deben estandarizarse a partir de la cooperación entre el Gobierno y la industria, de manera de incrementar la eficiencia en diversos campos de la industria. De todas maneras, esta estandarización deberá ser llevada a cabo según valores estándar globales.


- Perfeccionamiento de la infraestructura social


Para construir la infraestructura social, la distribución física debe tener en cuenta el mejoramiento de las rutas, las redes viales de transporte urbano, los aeropuertos, vías férreas para transporte de cargas, terminales portuarias, etc.. Asimismo, para fomentar la competitividad japonesa a nivel internacional, es necesario realizar mejorar operacionales en el posicionamiento de los centros de distribución, mantener los puertos abiertos las 24 horas, los 365 días del año, contar con herramientas electrónicas para operar con cargas de importación y exportación, y ofrecer servicios directos, sin mayores escalas ni demoras.


Frente a todo esto, se presenta como un tema esencial el incrementar el número de personas capacitadas en el proceso logístico, a través de entrenamientos y ciclos de capacitación constantes.


Al mismo tiempo, el personal debe prestar sus servicios con orgullo y determinación para contribuir a una mejor sociedad. Es necesario mejorar el ambiente laboral, diversificando las modalidades de trabajo, con el compromiso de que los expertos en logística mantengan la calidad de su expertise, de manera de ganar el reconocimiento de la sociedad.


Realizado por: Sr. Motoki Inatsuka, Senior Executive Vice President del Instituto Japonés de Sistemas Logísticos (JILS).
Colaboración suministrada por la Lic. Norma Rodríguez, de INTI - CITENEM
Traducción: Webpicking.com