Páginas

viernes, 5 de agosto de 2011

La disyuntiva de competir en calidad o en costes

Competir en calidad o competir en costes, se suele considerar una disyuntiva. Esto quiere decir, que si una empresa opta por intentar ofrecer un producto de calidad superior, tendrá que hacerlo a costa de venderlo a un precio superior a la competencia. Sí por el contrario, se busca vender un producto barato, será sacrificando su calidad.

Son dos mundos diferentes que necesitan cadenas de distribución distintas, es como ir por Ave (tren de alta velocidad) o por tren normal lo que llamamos competir por  Rotación o  por Valor.

Empresas como Toyota han luchado por conseguir ambas cualidades, es decir, obtener un producto de alta calidad, sin que por ello se tenga que pagar un precio prohibitivo. Esto se puede conseguir a través de la eficiencia del sistema productivo,  eliminando todas aquellas actividades que no añaden valor al producto.

Un ejemplo de estas actividades es el almacenaje desmesurado de materiales, productos semiterminados que se encuentran en un cuello de botella, productos terminados en espera de ser vendidos y transportados a los clientes, etc.

En cuanto a la calidad simplemente, cambiando la cultura de la empresa, desechando el miedo a opinar y logrando la implicación de todo el personal en la consecución de un producto excelente, se puede lograr mayor calidad sin que por ello los costes se disparen.

Las operaciones innovadoras pueden dar como resultado mejoras directas del rendimiento (tiempo de ciclos más rápido y costes más bajos), lo que a su vez conduce a un rendimiento superior en el mercado (Mayor satisfacción de los clientes y productos claramente diferenciados)