Páginas

viernes, 18 de noviembre de 2011

Logística, un arma estratégica para su empresa

Logística, un arma estratégica para su empresa
Una vez que una Empresa ha diseñado un producto o servicio, se debe contestar la pregunta de cómo asegurar que su producto le llegue al consumidor final de una forma eficiente al menor costo posible. Un consumidor que está dispuesto a comprar nuestro producto y no lo encuentra, es un consumidor defraudado que quizá no regrese.

La definición de la Logística de una Empresa se debe hacer a detalle por cada producto y en ocasiones por cada geografía si el hábito del consumidor es diferente.

La Logística representa la oportunidad para la Empresa de llegar a sus clientes objetivo a la vez que optimiza los inventarios de producto final y materia prima, minimiza el número de puntos de manufactura y distribución garantizado un excelente nivel de servicio y costo.



El proceso de diseñar una cadena de Distribución o Logística, comienza en identificar en donde se va a producir la demanda, donde está el consumidor situado, con qué frecuencia se va a consumir y a comprar el producto (entrega regular pactada, consumo afectado por promoción/competencia), cual es el medio de entrega al cliente (tienda minorista, almacén, domicilio) y cuál es el volumen de consumo esperado, así como la definición de cómo vamos a monitorear y medir la demanda esperada contra la demanda real.

Una vez entendido esto se puede comenzar a definir el tipo de distribución para cada mercado. Lograr la presencia en el mercado a través de distribución directa, utilizando mayoristas, cadenas de tiendas detallistas, tiendas de conveniencia, una combinación de todas ellas. Esto definirá los clientes más importantes y los mecanismos con los cuales podremos monitorear el comportamiento del consumo y los inventarios.

A partir de aquí podemos definir los puntos ideales para localizar la manufactura de los productos, tomando en cuenta las reglas de inversión, el costo y existencia de la mano de obra,  el costo de transportación, la existencia de proveedores de componentes o materias primas y la existencia de tratados comerciales.

Una vez definidas las alternativas para llegar al consumidor final, se pueden añadir centros de distribución o almacenes para, a través de la acumulación de inventarios, podamos garantizar el nivel de servicio y evitar la escasez de nuestro producto en un mercado determinado. Esta definición, afectara el tipo de transportación requerida, exprés, diferida o carga.

Al final deberemos encontrar un balance entre nivel de servicio, riesgo y costo que nos permita garantizar la presencia de nuestro producto cuando el consumidor lo requiera en su mercado a un costo competitivo.