Páginas

viernes, 29 de junio de 2012

6 consejos para afrontar con logística la crisis

1. Planificar la política de envíos:

De esta forma se definirá qué tan urgente es cada uno de los pedidos. Si logra optimizar este proceso ahorrará dinero en trasporte y tiempo.

2. Personal cualificado:

Revise una y otra vez, y si es necesario vuelva a revisar, si el costo del personal está llenando las necesidades de la empresa. Antes de tomar una decisión que requiera despidos, cerciórese de que el cargo que queda vacante no sea indispensable, recuerde que la experiencia no es fácil de encontrar.

3. Gastos ocultos:

Evaluar y ajustar los gastos que en épocas boyantes parecen insignificantes, como podrían ser los rechazos, las devoluciones, la roturas, los problemas de calidad en el producto, los re-etiquetados, los desperdicios de materias primas, la entrega de envíos individuales o envíos urgentes, etc.

4. Racionar las entregas:

Asegurarse que los camiones de envíos salgan siempre llenos, priorizar las rutas, minimizar las entregas urgentes, ser claro con el cliente sobre el tiempo de entrega; reducción de los tiempos de carga y descarga.

5. Análisis de transporte:

Buscar el sistema de trasporte (carretera, tren, aéreo o marítimo) basándose en el tipo de materia, los puntos de entrega, las distancias a recorrer y los costos que generan cada medio.

6. Análisis de materiales:

Temperaturas, distancias, recorridos, metodologías de transporte, son elementos que el sector debe tomar en consideración porque la situación radica en enfrentar la disminución en los ingresos, y esto sólo se logra con la disminución en los costos. No se trata sólo de despedir gente, se trata de revisar alternativas que no tengan un efecto necesariamente social.

martes, 26 de junio de 2012

Contenedores para carga aérea

Los contenedores aéreos, también llamados Elementos Unitarios de Carga (ULD, por su sigla en inglés), permiten movilizar con eficiencia, rapidez, seguridad y control diferentes tipos de carga que por su naturaleza requieren ser transportadas hasta su lugar de destino en el menor tiempo posible.



viernes, 22 de junio de 2012

Logística: sobresalir tras la crisis

Nada de nuevos dogmas, ni cambios radicales; la clave de la logística estaría en la coordinación de los departamentos en una empresa.

Durante la reciente crisis, los gurús de la economía mundial y las inversiones llenaban enormes salas aconsejando sobre el "nuevo actuar" frente a la debacle financiera. Si en algo coincidían todos ellos, es que debían tomar ese difícil momento y plantearlo como una oportunidad de crecimiento más que de cuidados.

Como paso natural, surgía el cuestionamiento de cómo sacar provecho a dicha situación. Había que arriesgar, claro, pero nadie estaba seguro de qué, cómo y dónde, sólo se sabía el cuándo. Aunque debían darse prisa porque ya se les acababa el tiempo.

La oportunidad sólo fue aprovechada por un pequeño y afortunado grupo, quien se basó en establecer interrelaciones entre las diferentes industrias de la región para lograr crecimiento. Así, la logística y las cadenas de suministro se transformaron en aquella "oportunidad en tiempos de crisis" de la que todos hablaban, pero nadie sabía.

La clave: logística

Nada de nuevos dogmas, ni complejas estrategias internas o cambios radicales en el orden económico mundial; era cosa de mirar al pasado y buscar en un sistema tan tradicional como efectivo a aquella oportunidad de la que tanto se escuchaba.

La solución indica que para que exista un crecimiento sostenido es necesario contar con una cadena de suministros que, a través del apoyo de la región, posicione a México como una zona importante de exportación.

Con ello, los expertos en logística se referían a agrupar a todas las empresas que participan en la producción, distribución, manejo, almacenamiento y la comercialización de un producto y sus componentes.

Gracias a este actuar se lograban establecer sistemas de comunicación entre las diferentes compañías, pero sobre todo reforzar todos aquellos procesos que engloban a la venta y que van desde que un producto es elaborado hasta que llega a las manos del consumidor final.

De esta forma se puede ir aumentando el desarrollo de estas cadenas que pueden ser de abastecimiento local, nacional o incluso internacional y lograr una sinergia para lograr un objetivo mutuo.

La principal ventaja de contar con una cadena de suministros eficiente es la reducción de costos y el aumento de utilidades.

Por otro lado, si los productos o servicios se distribuyen fuera de nuestras fronteras y se opta por elaborar una estrategia logítsica global, se reflejarán las mismas ventajas, aunque evidentemente su coordinación será más compleja debido a que la globalización acelera los cambios y no permite saber que sucederá en el futuro.

Pymes, los más capacitados

Para poder moverse a la par de los drásticos cambios internacionales es necesario contar con "flexibilidad", característica de la que adolecen los grandes grupos.

Es por eso que los corporativos, incluyendo a las trasnacionales, tardan tanto en hacer las modificaciones necesarias para adaptarse a los cambios, incluso si cuentan con los recursos necesarios.

Para sorpresa, son las pequeñas y medianas empresas (Pymes) las que cuentan con esta flexibilidad para generar los cambios necesarios, redefinir su logística encausar la dirección y tomar las decisiones adecuadas.

Tomando en cuenta estos cambios y que aproximadamente 13 mil de estos negocios son exportadores o con potencial de exportación, es necesario promover acciones de enlace entre los sectores clave para impulsar la competitividad a nivel nacional.

Como ya lo mencionaba Michael Porter: "en el futuro, la competencia no se dará de empresa a empresa, sino más bien de cadena de suministros a cadena de suministros".

Por lo tanto, la labor de generar redes empresariales durante las crisis toma gran importancia, para que se apoyen las empresas mutuamente y puedan generar una fuerza conjunta a la región.

Fuente: Alto Nivel

martes, 19 de junio de 2012

Encuentre un solucionador de problemas en logística

Los ejecutivos y los reclutadores en la industria de la cadena de suministro pasan mucho tiempo entrevistando a los posibles empleados. Y mientras que las hojas de vida de los candidatos de logística muchas veces se ven bien en papel,  no siempre revelan el nivel de sus habilidades para resolver problemas.

Las empresas tienen que contratar a personas que resuelvan los problemas de logística - gente que puede entrar en una operación y ayudar a que los problemas desaparezcan.
Encontrar solucionadores de problemas es crucial para mantener su cadena de suministro en la pista. Pero ¿es más fácil decirlo que hacerlo? No, si usted sabe qué buscar.

Una filosofía compartida

Cada equipo de gestión tiene como objetivo mejorar la rentabilidad para los accionistas de capital, y esto sólo puede lograrse a través de crecimiento de los ingresos, la mejora de la eficiencia y la optimización de capital.

Asegúrese de saber cuál de estas estrategias es de mayor importancia para su empresa, y esté dispuesto a contratar de las empresas que comparten su filosofía de la cadena de suministro, incluso si no provienen de su industria.

Por ejemplo, si la estrategia de su empresa es hacer crecer las ventas a través de constante introducción de nuevos productos, podría tener más sentido contratar de Merck o de Honda de Wal-Mart.

Los candidatos de empleo pueden haber disfrutado de una carrera exitosa dentro de la industria, pero sus filosofías de logística pueden no coincidir con las de su empresa. Imitación, mientras que se trata de una excelente forma de adulación, es una forma pésima de estrategia.

La filosofía que poseen los altos ejecutivos sobre logística de la cadena desuministro no es poca cosa, y puede tener un impacto tangible la forma en que se impactan la contabilidad interna de su empresa, las tecnología de la información, fabricación, comercialización, ventas y otros departamentos. También puede afectar de manera significativa las relaciones con los clientes de su empresa, la subcontratación socios y proveedores.

Una vez que usted ha decidido que su filosofía de la cadena de suministro, podrá decidir específicamente qué problema (s) que desea un nuevo empleado resolves en los primeros 90, 180 y 360 días.



El enfoque de siete pasos

Cuando la resolución de problemas - ya sea en la "vida real" o en una entrevista de trabajo - es importante seguir un proceso lógico. De hecho, la mayoría de los problemas de negocio no se resuelven porque la gente no definen claramente el problema.

Una buena manera de medir la fuerza de las capacidades de los candidatos para resolver problemas es a ellos a pie a través del siguiente marco de siete pasos, mientras que describen un problema específico que resolver en su último trabajo.

Es crucial para buscar los candidatos que demuestren la capacidad de hacer estas siete cosas:

1. Definir el problema. Este es el momento para inferir si los candidatos pueden pensar de manera holística acerca de la cadena de suministro de su empresa, y evaluar si tienen un empuje con una orientación hacia la gestión de la cadena de suministro. De acuerdo al análisis de causas y efectos que generen los candidatos se relevará su capacidad de encarar los problemas puntuales de su organización.

2. Definir los objetivos. Pedir a los candidatos explicar los resultados deseados. ¿Qué es lo que quieren lograr como resultado de resolver el problema?

3. Generar alternativas. Evaluar los planes alternativos de cada candidato generado. ¿Cuántas alternativas se hicieron llegar? ¿La calidad de las alternativas varían en gran medida? ¿Hubo una diferencia significativa en los costos duros y blandos asociados con cada idea? Esto es útil para evaluar la creatividad de los candidatos y el ingenio como solucionadores de problemas.

4. Desarrollar un plan de acción. Por lo general, para que un plan de acción sea efectivo, se deben tomar varias medidas durante un período de tiempo. Los candidatos recapitulan sus planes de acción, y evaluan el grado de detalle los planes fueron. ¿Se especifica quién hizo qué? ¿Y en qué fechas? Solucionadores de problemas detallistas son más eficaces que los generalistas.

5. Solución de problemas. Dar a los candidatos la oportunidad de recapitular los peores escenarios. ¿Qué pudo haber salido mal en su plan? ¿Cuáles podrían haber sido los efectos secundarios? ¿Cómo garantizar la eficacia del plan? ¿Hubo consecuencias no deseadas?

6. Comunicarse. Obtención de información de las personas adecuadas es clave para que cualquier plan de acción sea un éxito. Los candidatos discuten cual los individuos o grupos afectados el éxito de su plan de acción. ¿Explican cómo se ha visto afectado por ella y que necesitaba para estar informado? ¿Cómo se comunican con las partes interesadas? Los ejecutivos más eficaces son los que pueden comunicarse con claridad.

7. Poner en práctica. Hacer que el candidato explique que llevó a cabo el plan y realizo supervisión de su puesta en marcha. ¿Quién fue responsable de cada parte de la solución? ¿Cuáles fueron las consecuencias por no cumplir con el plan? Como gerente, será el candidato sea duro con los problemas y suave con las personas.

Predecir el futuro

Profundizando en cómo los candidatos han resuelto los problemas en el pasado le da una buena idea de cómo van a resolver los problemas en el futuro. Saber qué tipo de candidatos existen le ayuda a evaluar qué tipo de impacto que tendrá en su compañía.

Durante la entrevista, pensar en términos de la calidad, consistencia, y los costos de las soluciones de los candidatos. Usted debe conseguir que sea específico acerca de sus experiencias para resolver problemas. Reduzca al mínimo las posibilidades de ser engañado por los candidatos que resumen con gran detalle exactamente lo que sucedió en una situación dada.

Piense como un niño: pregunte "¿por qué?" o "¿cómo?" a los candidatos sobre todo lo que dicen. Si no los desafía durante el proceso de la entrevista, usted puede pagar un alto precio más adelante.

Fuente: Wmsargentina

martes, 12 de junio de 2012

Gestionar productos de rotación lenta

Para ser rentables, las empresas deben reducir o redistribuir los productos de venta lenta por lo menos una vez al año

Usted es el gerente de distribución de un fabricante de repuestos pequeños. Su empresa tiene 8.000 SKU almacenados en un depósito compartido. Sin embargo, más de 4.800 SKU, o 60 por ciento de su inventario total, no se ha movido en seis meses. Desde marketingo lo están presionando para mantener los productos que los clientes podrán ordenar algún día, el CFO está gritando sobre amortizaciones y su gente se queja por la cantidad de SKUs que deben gestionar.


¿Suena familiar? Casi todas las empresas se enfrentan al reto de almacenar inventario de "movimiento lento" que es demasiado importante o muy costoso para poderlo tirar. Este es un dilema que cruza todas las industrias: Fabricantes de productos de consumo almacenan sus modelos más antiguos de electrónica y ropa tan pronto como se introduce la nueva temporada. Los fabricantes de piezas de repuesto almacenan artículos para la reparación de equipos obsoletos que todavía están en servicio. Las empresas farmacéuticas almacenan y distribuyen literatura de ventas de drogas aprobadas hace muchos años.

Encontrar formas eficientes de gestionar los productos de movimiento lento es la clave para ahorrar tiempo y dinero. Sin embargo, muchas empresas siguen almacenando el inventario en los almacenes de alta rotación, suponiendo que dicho espacio es gratuito. En la actualidad, el costo logístico total de almacenamiento de cualquier artículo incluye el gasto de espacio, las personas y equipos. Por lo tanto, el costo de almacenamiento de un repuesto que prácticamente no se utiliza representa casi lo mismo que un equipo nuevo.

Una buena manera de lidiar con el inventario de lento movimiento es el de analizar los datos de distribución por lo menos una vez al año, finalizar un plan para reducir los SKU de productos o redistribuir, y atenerse a él. Idealmente el Director de Distribución, debe conducir este proceso mediante la revisión de los costos logísticos totales de conservar los elementos de movimiento lento, y determinando una estrategia adecuada para reducir estos números. Las alternativas para la gestión de inventarios de lento movimiento pueden incluir algunos de los siguientes items:

Dedicar Almacenes privados a Productos "Slow Movers"

El desarrollo de instalaciones especiales de almacenamiento para artículos de temporada, de movimiento lento se está convirtiendo en una estrategia popular entre las cadenas alimentarias. Durante las temporadas cuando los productos pasan a ser demandados nuevamente, se empaquetan y transportan a los centros de distribución para unirse a otros artículos de gran volumen de negocios.

Descuentos de Empleados y Clientes importantes

Ofrecer productos a los clientes o empleados a bajo precio es una buena solución para los productos de consumo las empresas que intentan vender artículos obsoletos, tales como televisores modelo antiguo, electrodomésticos, computadoras y ropa.

Tercerización del Almacenamiento

Muchos proveedores ofrecen espacio económico especialmente para atender a varios elementos a la vez. Al igual que las casas de almacenamiento de archivos, estas instalaciones fijan los precios de acuerdo al inventario, permitiendo a las compañías almacenar productos de movimiento lento con eficacia y eficiencia de costos.


Las donaciones benéficas

Las empresas pueden recibir incentivos fiscales mediante la donación de productos a organizaciones sin fines de lucro tales como iglesias, escuelas y centros comunitarios. También puede ser un punto a colocar en el plan de responsabilidad social de la empresa.

Revendedores de Inventario

Venta de inventario de productos a revendedores que trabajan mucho con tiendas de descuento ofreciéndoles un buen beneficio es una solución viable para las organizaciones que no tienen políticas contra la comercialización de sus productos en tiendas de descuento. Las subastas por Internet han permitido que este proceso sea más eficiente.

Eliminación

Siempre es una opción aunque a menudo se trata del último recurso de una empresa, ya que la eliminación de ciertos artículos suelen incluir los gastos y las preocupaciones ambientales. Sin embargo, las empresas siempre deben entender el costo total de la logística de mantenimiento de los productos antes de descartar la eliminación.

Determinar la mejor opción para el inventario de lento movimiento puede tomar tiempo. Pero al final, los beneficios financieros de tener un proceso de distribución eficiente, tanto para productos de alta rotación y los productos lentos vale la pena el esfuerzo.

martes, 5 de junio de 2012

Tipos de productos, Cómo se clasifican y En qué consiste cada uno de ellos

tipos_de_productos

Tipos de Productos.- Clasificación General:


En primera instancia, todos los productos se dividen en tres grandes categorías que dependen de las intenciones del comprador o el tipo de uso y su durabilidad y tangibilidad. En ese sentido, se clasifican de la siguiente manera:

Productos de consumo: Están destinados al consumo personal en los hogares.

Productos de negocios: La intención de los productos de negocios es la reventa, su uso en la elaboración de otros productos o la provisión de servicios en una organización.

Productos según su duración y tangibilidad: Este tipo de productos está clasificado según la cantidad de usos que se le da al producto, el tiempo que dura y si se trata de un bien tangible o un servicio intangible.
En síntesis, los primeros dos tipos de productos se distinguen en cuanto a quién los usará y cómo, el tercero, en función a la cantidad de veces que se usa el producto, su duración y tangibilidad.

Tipos de Productos.- Clasificación Específica:


En segunda instancia, cada uno de éstos tres tipos de productos se divide de acuerdo a la siguiente clasificación:

Clasificación de los Productos de Consumo: Se dividen en cuatro tipos de productos, según su uso a nivel personal o en los hogares.

Productos o Bienes de Conveniencia: Un producto de conveniencia es un artículo relativamente barato cuya compra exige poco esfuerzo. Es decir, un consumidor no estaría dispuesto a emprender una búsqueda extensa de ese artículo. Caramelos, refrescos, peines, aspirinas, pequeños artículos de ferretería, tintorería y lavado de automóviles entran en la categoría de productos de conveniencia.

Productos de Comparación o Bienes de Compra Comparada: Se considera bien de compra comparada un producto tangible del cual el consumidor quiere comparar calidad, precio y talvéz estilo en varias tiendas antes de hacer una compra. Ejemplos de bienes de compra comparada —al menos para la mayoría de los consumidores— son la ropa de moda, los muebles, los aparatos electrodomésticos caros y los automoviles.

Productos o Bienes de Especialidad: Son aquellos productos que tienen características únicas o identificaciones de marca para las cuales un grupo significativo de compradores está dispuesto a realizar un esfuerzo especial de compra. Como ejemplos se pueden citar los automóviles, artículos de alta fidelidad, máquinas fotográficas y trajes.

Productos o Bienes no Buscados: Son aquellos cuya existencia no es conocida por el consumidor o que, conociéndola, no desea comprar. Nuevos productos tales como detectores de humo, son bienes no buscados hasta que el consumidor entra en contacto con ellos a través de la publicidad. Los clásicos ejemplos de bienes no buscados son los seguros de vida, enciclopedias o lápidas funerarias.

Clasificación de los Productos de Negocios: Se dividen en siete tipos de productos, de acuerdo con su uso:

Equipo Mayor o Instalaciones: El equipo mayor incluye bienes de capital como máquinas grandes o costosas, computadoras principales, altos hornos, generadores, aviones y edificios. La característica que diferencia a las instalaciones de otras categorías de bienes de negocios es que afecta directamente a la escala de operaciones en la producción de bienes y servicios de una organización.

Equipo Accesorio o Accesorios de Equipamiento: Comprenden equipo portátil y herramientas (por ejemplo, herramientas de mano, carretillas elevadoras) y equipamiento de oficina (por ejemplo, mesas de oficina, máquinas de escribir). Estos tipos de equipos no forman parte de los productos terminados. Tienen vida más corta que la de las instalaciones, pero más larga que la de los accesorios que se utilizan en la explotación.

Materias Primas: Los bienes de negocios que se convierten en parte de otro producto tangible antes de ser procesados en cualquier otra forma (excepto si son necesarios para ayudar en el manejo del producto) se consideran materias primas y comprenden: 1) Bienes que se encuentran en su estado natural, como minerales, suelos y productos del bosque y del mar. 2) Productos agrícolas, como el algodón, las frutas, el ganado, y productos animales, entre ellos los huevos y la leche cruda.

Componentes: Son artículos ya terminados, listos para su ensamble, o productos que necesitan muy poco procesamiento antes de formar parte de algún otro producto. Los ejemplos incluyen bujías, llantas y motores eléctricos para autos.

Materiales Procesados: Se usan directamente en la fabricación de otros productos. A diferencia de las materias primas, han tenido algún procesamiento. Los ejemplos incluyen lámina metálica, materias químicas, aceros especiales, maderas, jarabe de maíz y plásticos. A diferencia de los componentes, los materiales procesados no retienen su identidad en el producto final.

Suministros de Operación: Los bienes de negocios que se caracterizan por un bajo valor monetario por unidad y una corta duración, y que contribuyen a las operaciones de una organización sin convertirse en parte del producto terminado se llaman suministros de operación.
Los suministros pueden ser de dos clases: Suministros operativos (por ejemplo, lubricantes, carbón, papel para escribir a máquina, lapiceros) y productos destinados al mantenimiento y reparaciones (pintura, clavos, brocas). Son el equivalente de los bienes de conveniencia en el terreno industrial, y normalmente se compran con un mínimo esfuerzo, búsqueda y valoración de alternativas.

Servicios de los Negocios o Servicios a la Empresa: Incluyen mantenimiento y servicio de reparaciones (por ejemplo, limpieza de cristales, reparación de máquinas de escribir) y servicios de consultoría (por ejemplo, en materia legal, en materia de dirección, en publicidad). La contratación de un proveedor externo tiene sentido cuando cuesta menos que la contratación o asignación de un empleado para que realice las tareas y cuando se necesita un proveedor externo a causa de una habilidad específica.

Clasificación de los productos según su durabilidad y tangibilidad: Se dividen en tres tipos de productos, de acuerdo a la cantidad de veces que pueden ser usados, el tiempo que duran y su tangibilidad:

Bienes de consumo no duraderos: Son aquellos que, siendo tangibles, suelen consumirse rápidamente: cerveza o jabón.

Bienes de consumo duraderos: Son tangibles y generalmente pueden usarse muchas veces: frigoríficos, herramientas mecánicas y ropa.

Servicios: Son intangibles, inseparables, variables y perecederos. En consecuencia, suelen exigir un mayor control de calidad, credibilidad por parte del proveedor y adaptación a las preferencias de los consumidores. Dos ejemplo: Un corte de cabello o un servicio de reparación del automóvil.

Otros Tipos de Productos:


Según Laura Fischer y Jorge Espejo, otras clasificaciones de productos trascendentes en la formulación de estrategias, son las siguientes:

Productos de consumo popular: Son productos fabricados y destinados a consumidores finales sin la necesidad de un proceso industrial adicional. Se encuentran en lugares accesibles al público en general y se compran regularmente para satisfacer una necesidad; son productos destinados al mercado masivo.

Productos gancho: Estos productos no reditúan una ganancia considerable a la empresa, pero sirven para vender otros o para dar una imagen al consumidor de que la empresa cuenta con todo lo necesario.

Productos de impulso: Furgen como base para dar a conocer otros productos de reciente creación y características similares; en ocasiones se hacen modificaciones a su diseño antes de su decadencia.

Productos de alta rotación: Son los que se producen en gran cantidad, rápidamente y para una temporada corta (por ejemplo, esferas navideñas, trajes de baño, tiendas de campaña, impermeables, etcétera).

Productos de media y baja rotación: Éstos no tienen una producción masiva. La producción es baja o intermedia de acuerdo con el pedido de cada una de las empresas. Entre otros, pueden citarse mosaicos, materiales eléctricos, estambres y tornillos.

Productos de temporada: Son aquellos que se producen como respuesta a la demanda en las diferentes épocas del año (por ejemplo, juguetes, útiles escolares, etcétera).

Productos importados: Son productos elaborados en el extranjero, cuyo precio a veces es muy alto.

viernes, 1 de junio de 2012

El decálogo de los Slow Product (Productos lentos)

Slow_product
La velocidad implantada en los mercados nos está conduciendo a un auténtico disparate regresivo, merece la pena frenar y replantearse las reglas del juego del desarrollo. Debemos eliminar el mayor ruido posible de nuestras propuestas, focalizarnos en la generación de valor perdurable y en la relación con el cliente. Solo así nuestras propuestas de producto sobrevivirán.

A continuación se resumen  en un decálogo las bases del Slow Product:

1-No desarrolles productos, construye plataformas: Es pura economía del esfuerzo; cada nuevo producto aprovecha en gran medida el conocimiento y el esfuerzo del anterior.

2-Se evolutivo, no disruptivo: Las grandes disrupciones se consiguen con continuas evoluciones; pura teoría de la evolución de Darwin.

3-Establece relaciones a largo plazo: El producto ofrece la prestación de un servicio mediante el empleo de un consumible, juntos conforman el ecosistema del valor. Lo más costoso es conseguir el primer contacto con un cliente, hay que fidelizarlo.

4-Elimina el ruido: Céntrate en todo lo que comunica el valor esencial, elimina el resto. Máxima economía del esfuerzo para una mejor comprensión del valor.

5-Se fiel a la filosofía: Sin filosofía un producto no  tiene alma. No todo vale, los consumidores tenemos memoria histórica de las expectativas no cumplidas.

6-Hazlo atemporal: La moda en el producto es un arma de doble filo; te sitúa rápido y te banaliza más rápido. Ten sentido de la trascendencia.

7-Menos es más: A menor número de referencias, mayor atención le podrás dedicar. A mayor foco, más valor.

8-Hazlo simple: Lo simple es bello, fácil de comprender y asimilar; lo simple evoluciona, lo complejo colapsa.

9-No engañes: El peso justo, el volumen justo, las prestaciones necesarias, las formas lógicas, los materiales adecuados. Acepta el reto de generar valor continuamente.

10-Encuentra tu lugar en el mundo: No desfallezcas hasta encontrar tu lugar natural en los mercados, nunca pretendas ocupar el lugar de otro, no serás creíble. Cuando lo encuentres, dile a todo el mundo que es tuyo.