Páginas

viernes, 28 de diciembre de 2012

Qué tener en cuenta en un servicio de transporte express


En una sociedad globalizada como la actual, donde las relaciones personales y comerciales se desarrollan a velocidad de vértigo, es esencial disponer de fórmulas mediante las que hacer llegar nuestros productos o documentación en poco tiempo y a cualquier punto. De ahí la progresión que está experimentando el sector del transporte express.

En un primer trazo, es importante distinguir entre el transporte express en distancias cortas y los de carácter internacional. Cada uno de ellos tendrá sus propios requerimientos y se comprometerá a unos plazos de entrega. En general, las empresas de transporte express van a valorar el tamaño y peso de los paquetes, y su grado de fragilidad, da igual a dónde vayan las entregas porque van a necesitar movilizar un tipo u otro de vehículos y maquinaria complementaria.

Los encargos más sencillos son los de pequeños bultos o documentos en los que las empresas de transporte express va a ofrecer un servicio puerta a puerta y de carácter inmediato, dentro de la misma población. Ese mismo servicio para cualquier punto peninsular de España puede abarcar una horquilla de entre 24 y 48 horas de entrega.

El transporte express internacional requiere de un proceso más complejo. Aquí es aún más importante determinar el tipo de material a transportar. En el caso de documentos, lo habitual es que se trabaje en colaboración con alguna de las grandes empresas de transporte aéreo, por lo que las entregas serán muy rápidas. Pero, otro tipo de bultos pueden necesitar de permisos de aduana que retrasen el servicio.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Características del Transporte Multimodal


Se entiende como transporte multimodal el porte de mercancías de por lo menos dos modos transporte desde un lugar situado en un país en que el operador de transporte multimodal toma las mercancías bajo su custodia, hasta otro lugar designado para su entrega situado en un país diferente.

Las empresas de transporte multimodal se caracterizan por ser: las encargadas de efectuar el total transporte de mercancías, desde cualquier punto de origen hasta su destino final, ya sea este último dentro del territorio nacional o bien internacional. Además prestan un servicio integral de transporte que requiere un marco jurídico que garantiza normas mínimas en el suministro de sus servicios y un cierto grado de protección de los intereses de las diversas partes comerciales interesadas.

Según el artículo Primero del Convenio de las Naciones Unidas sobre el Transporte Multimodal Internacional de Mercancías, por transporte multimodal se entiende "...el porte de mercancías por dos modos diferentes de transporte por lo menos, en virtud de un contrato de transporte multimodal, desde un lugar situado en un país en que el operador de transporte multimodal toma las mercancías bajo su custodia, hasta otro lugar designado para su entrega, situado en un país diferente.
De acuerdo a esta definición, el transporte multimodal se caracteriza por ser:

1. Una actividad de servicios que consiste en el transporte de mercancías en virtud de un contrato de transporte entre el Operador de Transporte Multimodal (OTM) y su cliente.

2. Una actividad comercial que debe ser llevada a cabo por operadores calificados de transportes internacionales y que requiere por lo tanto un marco jurídico que garantice normas mínimas en el suministro de sus servicios y un cierto grado de protección de los intereses de las diversas partes comerciales interesadas, y

3. Una actividad internacional en virtud de la cual las mercancías pasan de un país a otro a merced de diversos modos de transporte."(Organización de Naciones Unidas. UNCTAD. Transporte Multimodal y Oportunidades de Comercio 1994. p. 20.)

Por estas razones, es necesario definir en primera instancia quién es un transportista multimodal, y qué documentación ampara dicho transporte.

Transportista multimodal u operador de transporte multimodal OTM

De acuerdo a los principios generales de los contratos de transporte, un transportista es el que concluye un contrato de transporte a su nombre, con un propietario de carga, o acuerda transportar una carga en particular. En este sentido, aquél que recibe una carga de un embarcador para ser transportada a su destino final vía transporte combinado, asume el estatus de transportista por el entero transporte, independientemente de cual sea su participación en una parte de la transportación.

Por lo anterior, se desprende que el transportista contratado bajo estas circunstancias, es el transportista multimodal u OTM.


Documento de transporte multimodal

El documento de transporte multimodal, deberá ser un documento expedido por un operador de transporte multimodal, bajo la solicitud del embarcador (consignatario), y negociable como un conocimiento de embarque. De esta manera, este certificado es el recibo de los bienes, expedido por el transportista responsable de la mercancía y evidencia del acuerdo de un contrato de transporte multimodal y más aún, se considera como un documento de título o un documento negociable.

Por otro lado, el OTM puede ofrecer servicios puerta a puerta; de puerto a puerta; de puerta a puerto; o complementar el segmento de un traslado en específico.
El OTM organiza su propia cadena de transporte de tal manera que pueda controlarlo por completo, eligiendo de esta forma los modos de transporte y combinaciones óptimas para que la suma de los costos, más sus honorarios ofrezcan un precio adecuado al usuario. En general, siempre más económico que si se contrataran segmentadamente las porciones de cada modo de transporte.
A nivel internacional, los OTM son principalmente: empresas navieras, de autotransporte, ferroviarias o reexpedidores de carga (forwarder). Es importante hacer mención sobre la diferencia que existe entre los tres primeros y el último, misma que radica en la propiedad o posesión de los medios de transporte.

Dentro del ámbito de las empresas navieras, la gran mayoría operan transporte multimodal, y cuentan no sólo con los medios propios para la realización del segmento marítimo, sino, en muchos casos, también cuentan con los medios terrestres.

En el caso de los no propietarios de los medios de transporte, se encuentran: las empresas consolidadoras de carga, los agentes aduanales y las empresas almacenadoras, entre otros.
Independientemente de que el OTM posea o no los medios de transporte, éste deberá ser capaz de ofertar servicios globales que incluyan tanto el transporte y las maniobras, así como el almacenamiento de las mercancías en condiciones óptimas de eficiencia y precio. Deberá atender con eficacia y seguridad las necesidades específicas de las empresas y sus mercancías objeto de comercio exterior, coadyuvando por ende, a la mejora de la logística del transporte de éstas.


Ventajas del transporte multimodal

Las ventajas del Transporte Multimodal se han puesto de manifiesto con la globalización de las economías. Dada la intensificación de la competencia internacional, los servicios integrados pueden reducir el tiempo de tránsito e incrementar la puntualidad, con efectos directos en la reducción de inventarios.
Brinda comodidad al usuario el tratar con un sólo prestador de servicios, estrechando relaciones comerciales.

Reduce costos administrativos y de logística, para lograr la sincronía y enlaces internacionales.

Ofrece mayor seguridad, especialmente en los puntos intermedios, reduce los gastos de transporte y de otros costos conexos.

Proporciona precios previamente acordados para las operaciones puerta a puerta, y finalmente, algo muy importante, propicia nuevas oportunidades comerciales para exportaciones no tradicionales, como consecuencia de mejores servicios de transporte.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

El show de logística debe continuar: BCP


La frase "el show debe continuar" se le atribuye al cantante, compositor y actor francés de origen armenio Charles Aznavour, no importa cuánta tragedia hay detrás del escenario el artista debe continuar la función. Así también pasa en logística, llueva, truene o relampaguee las entregas hay que cumplirlas; si las cosas no nos han salido bien en lo personal de todas maneras daremos nuestra mejor cara y sonrisa a los clientes; ante cualquier riesgo o evento no esperado la operación debe levantarse y seguir, he allí la importancia de contar con un plan de continuidad de operaciones y del negocio.

Siguiendo con la necesidad de contar con herramientas para afrontar los riesgos en la cadena de suministro, de las cuales ya vimos también cómo nos ayuda la trazabilidad en la cadena de suministro, hoy compartiremos información y videos relacionados con el plan de continuidad.

QUÉ ES UN PLAN DE CONTINUIDAD DEL NEGOCIO (BCP: BUSINESS CONTINUITY PLANNING)


Un plan de continuidad del negocio es un conjunto organizado de actividades para que una empresa pueda seguir trabajando ante circunstancias adversas y/o reponerse tras uno o más incidentes que hayan podido causar una ruptura de las operaciones del negocio.

Comprende la aplicación tanto de un Plan de Recuperación de Desastres (DRP: Disaster Recovery Planning) como de un Plan de Reestablecimiento del Negocio, y está fundamentado en la filosofía de la Gestión de Continuidad del Negocio (BCM: Business Continuity Management). Vaya creo que ya son muchas siglas por ahora, tendremos que incluir un glosario para todas las que se usan, pero eso será en otra ocasión.

Aún hoy, después de tantos incidentes naturales, económicos y demás, todavía es larga la lista de compañías que no tienen un plan de continuidad del negocio, o incluso lo tienen solo para cumplir con los requisitos que le exige alguna norma de calidad o para algún tipo de certificación. Por supuesto, también están las compañías que a conciencia y como parte de su gestión de riesgos y dirección de la empresa no solo disponen de un plan de continuidad sino que además gestionan la continuidad del negocio.

¿A quién se le ocurre que una operación logística enfrentará situaciones como un temblor que haga derribar sus estanterías y perder días de inventario de producto terminado, entre otros efectos indeseados ? ¿o que una avioneta termine estrellándose contra un depósito de productos ? Bueno, esas cosas sí pasan, fui testigo entonces.

En el 2000 las graves tormentas eléctricas en Alburquerque, New México, causaron el incendio en una planta de Phillips que fabricaba chips para Nokia y Ericsson. La reacción fue inmediata y se pudo controlar el fuego en diez minutos, pero la planta quedó sin operar varias semanas. Nokia tenía claro como afrontar esta situación con su estrategia de de proveedor alterno minimizando su pérdida en ventas. Ericsson, sin embargo, no estaba preparado para reaccionar dentro de un tiempo razonable. Lo que marcó la diferencia frente a este evento, fue cómo cada compañía tenía dispuestos planes y estrategias para darle continuidad a la operación y consecuentemente también marcó una razón de peso que condujo a la salida de Ericsson en el mercado de dispositivos móviles el año siguiente.


IMPORTANCIA DE CONTAR CON UN PLAN DE CONTINUIDAD DEL NEGOCIO (MÉXICO)


Fuente: KPMG en Imagen.com.mx 

CÓMO REALIZAR UN PLAN DE CONTINUIDAD DEL NEGOCIO (COLOMBIA)


Fuente: Negocios Telemedellín 

APLICACIÓN PRÁCTICA DE UN PLAN DE CONTINUIDAD DE OPERACIONES (BCM) (ESPAÑA)


Fuente: URBICAD

¿Cómo profesional en logística que incidentes graves ha tenido que afrontar? ¿Tenía su empresa un Plan de Continuidad de las operaciones?


miércoles, 5 de diciembre de 2012

Balance en la Cadena: La importancia de balancear los elementos de la cadena.

Existen posiciones interesantes al respecto del factor humano dentro de la cadena, como en todas las disciplinas del conocimiento y de la ciencia, existen varias tendencias o perspectivas.
Por: Victor Alvarado
Desde el punto de vista conceptual, todas son muy respetables, sin embargo creo que es válido y hasta necesario hacer una revisión de estas perspectivas y validarlas con respecto a la razón de ser de la cadena de suministro, es decir, a entregar resultados. No porque conceptualmente sea válido, es aplicable y sustentable un determinado punto de vista, recordemos que la esencia de la cadena de suministro es ser la Ingeniería del sentido común, si esto no se cumple entonces estamos en problemas.
La discusión primordial gira en torno a un aspecto primordial que ya toque en otras intervenciones, el factor humano.
Existe una corriente de pensamiento muy válido en el sentido de que lo más importante es la gente, si esta se encuentra a gusto y es feliz con lo que hace, entonces entrega más y mejores resultados al crease un fuerte sentido de pertenencia y de cumplimiento de las variables de negocio. Desde el punto de vista conceptual, esto es 100% cierto y valido pero cuidado con la trampa intrínseca al adoptar un modelo sustentado en la orientación al 100% hacia la gente. Recordemos al flautista de Hamelin.
Los procesos de y la operación de la cadena siguen ciertos principios y leyes físicas que no podemos dejar de ver y de tomar en cuenta, los tres grandes componentes de un proceso son, como ya lo hemos señalado:
- Maquina
- Método
- Gente
No podemos disociar a un elemento de los otros dos, ciertamente, el elemento central que opera una maquina a través de un método es la gente, pero no podemos pretender que un proceso sea exitoso sin no contamos con la y herramientas adecuadas y aplicamos un método adecuado, eficaz, eficiente y confiable.
Por el puro hecho de tener a la gente, no podemos asegurar que el proceso en el cual participan los tres elementos, sea exitoso y por el contrario, en el futuro solo generaría frustraciones, retrabajos, confrontaciones y u clima de infelicidad en el que nadie deseara seguir trabajando.
Lo más importante en la cadena, como todo en la vida, es el balance. Necesitamos entender y comprender el alcance e impacto de los tres componentes básicos; maquina, método y hombre.
La discusión radica en la tendencia de crear un papel preponderante del elemento humano en la cadena sobre el resto de los componentes. No por ser menos compleja una maquina o una herramienta va a ser menos importante en la ecuación; de igual forma, los métodos o metodologías y sus controles son los que le dan razón y sentido a las operaciones y a las acciones generadas por el factor humano.
Es muy válido tener un ambiente agradable de trabajo, un sistema de recompensa adecuado y un horizonte de oportunidades de crecimiento y desarrollo justo, sin embargo, esto debe de ser una consecuencia de dos cosas: Un adecuado diseño de la cadena y sus procesos, mezcla de los tres elementos; y una operación correcta y exitosa que genere los resultados esperados.
Cuando confundimos esta consecuencia con el fin último de la cadena, estamos irremediablemente condenados a no lograr los resultados y cono consecuencia, generar el ambiente contrario al cual queremos llegar.
El mejor motivador en el trabajo es el éxito.
La mejor estrategia de desarrollo y operación de una cadena es ir creando y fomentando pequeñas historias de éxito, acostumbrar a la gente a ganar, a cumplir, a entregar -"to deliver" en ingles- esto se logra solo con un perfecto balance entre los elementos integrantes de los procesos.
La primera historia de éxito es la de generar un proceso simple y libre de defectos, es decir, la maquina o herramienta o sistema adecuado, con el método o metodología adecuada -que incluye los controles, desde luego- operado por la gente adecuada, es decir, perfectamente entrenada y capacitada -otra vez la correlación con la máquina y el método-, pretender hacerlo sin los otros componentes es caer en la anarquía y esta, puede funcionar como sistema social pero definitivamente no es funcional para el diseño de una cadena de suministro.
Entonces, ¿que debemos de hacer?
Como lo mencione anteriormente, dentro de nuestro proceso de análisis debemos de entender y establecer perfectamente los alcances e impactos de cada uno de los elementos en el diseño de un proceso específico.
Nuestra misión inicial es la de desarrollar procesos libres de errores, así es como podemos desarrollar al 100% el potencial del factor gente. Dentro de esta tarea los controles juegan un factor preponderante y nos ayudan a detectar variaciones o desviaciones al proceso y tomar decisiones adecuadas y a tiempo para asegurar una operación libre de defectos.
Esto conlleva un proceso intrínseco de rendición de cuentas, es decir, de entregar los resultados esperados, el no hacerlo siempre nos llevara a la situación de evaluar a las personas por su desempeño o capacidad de seguir los procesos y entregar los resultados.
Es la única forma de darle la importancia que requiere al método, de otra forma cada quien sería libre de hacer lo que más le guste, lo que más le convenga o lo que mejor le venga en gana; ese nos es el objetivo de ninguna operación dentro de la cadena.
Este proceso debe de comenzar por los directamente responsables de una operación y requiere de un proceso de autocrítica y de autoevaluación; no necesitamos que alguien venga a revisar nuestros resultados para poder tomar la decisión adecuada y corregir el rumbo.


Un error común es el de verificar el desempeño basados únicamente en el logro absoluto de las variables "duras", esto es darle preponderancia al método y al control y es tan equivocado como dejarlo todo a la gente.
La gente debe de saber que se espera de ella, como lo puede lograr y como se mide el éxito o no de las acciones que realiza; por otro lado, la gente debe de crear un compromiso de autoevaluación, de autocrítica y de autocorrección de sus errores; debe de estar dispuesta a asumir las consecuencias de una operación deficiente, de no seguir el método correcto y de no utilizar las maquinas, herramientas o sistemas correctamente.
Un sistema abierto reconoce los logros y aciertos del equipo, pero también señala las fallas y áreas de oportunidad, como parte de la naturaleza humana, siempre tendremos algo que aprender y algo que mejorar, en eso también estriba el éxito y la felicidad.
No podemos pretender no darle la importancia debida a los resultados, a los controles y al seguimiento de las metodologías o sistemas, recordemos que de buenas intenciones esta tapizado el camino al infierno.
Lo mejor que podemos hacer es el de establecer claramente los parámetros y controles requeridos y validados para cada proceso, esto conlleva una fuerte carga de conocimiento de los mismos por lo que, requerimos expertos en cada proceso parta hacer los levantamientos, el análisis y el desarrollo del mismo. Muchas veces ese experto es el operador o responsable del día a día, entonces ayudémoslo con el método correcto para que diseñe el proceso correctamente balanceado.
En esto estriba el balance, como reza la sabiduría popular: "ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre".
Como he comentado anteriormente, la responsabilidad de analizar, diseñar, implementar y operar procesos confiables y eficientes dentro de la cadena de suministro, es de los mismos integrantes de la cadena.
No podemos pretender que el equipo de RH nos diseñe el sistema perfecto para la gente, ni que el área financiera nos diseñe los mejores controles. Mucho menos que el equipo de IT diseñe y opere el sistema de gestión que requerimos en la cadena.
Todos esto es responsabilidad de los dueños y operadores de la cadena, para esto necesitamos grandes dosis de conocimiento, balance y sobre todo sentido común.