Páginas

jueves, 8 de mayo de 2014

MÉTRICAS LOGÍSTICAS PARA LA FASE DE APROVISIONAMIENTO: CÓMO MEDIR LA EFICACIA DE LOS PROVEEDORES

Proceso de Aprovisionamiento
La fase de aprovisionamiento es la que da inicio a un largo proceso de logística. En esta fase realizamos encargos a nuestros proveedores y recibimos las mercancías ¿Qué espera el cliente de nosotros en esta fase? Que seamos capaces de ponerle las mercancías que quiere a su disposición en el mejor tiempo posible. Por eso, es necesario que el aprovisionamiento esté alineado con la demanda y se haga de forma rápida, ya que la demanda puede ser muy cambiante.

Existen varias métricas o indicadores logísticos para medir y analizar la fase de aprovisionamiento y poder detectar dónde estamos fallando o cuál es nuestro punto más débil. En este artículo  vamos a realizar un repaso a las métricas logísticas más utilizadas en el proceso de aprovisionamiento.

Es evidente la importancia de una buena gestión de esta primera fase, ya que la fase de aprovisionamiento es un input al resto de procesos de almacén. Si no medimos y gestionamos correctamente esta fase de la cadena, es muy posible que el resto de fases tampoco funcionen adecuadamente. Es por ello que contar con profesionales formados en logística puede ser un factor clave a la hora de hacer triunfar una cadena de suministro.

¿Qué métricas logísticas debemos tener en cuenta en la fase de aprovisionamiento?

 Fill Rate Units o SKUS

Esta métrica nos permite saber cuánto de lo que hemos encargado al proveedor ha llegado realmente a nosotros. Gracias a esta métrica somos capaces de evaluar el grado de fiabilidad de nuestro proveedor. Si nuestro proveedor no es de fiar necesitaremos stocks más altos para poder cubrir esa ineficiencia del proveedor.

Por ello, de nada nos servirá un proveedor que nos ofrece los artículos al mejor precio si su fill rate es muy bajo. Un fill rate del 99.8% es una cifra ideal para asegurarnos de que estamos trabajando con proveedores de los que nos podemos fiar.

Lead Time

El Lead Time es la métrica que nos permite medir el tiempo que ha transcurrido desde el día que realizamos el pedido hasta el día en el que finalmente hemos recibido la mercancía. Gracias a esta métrica somos capaces de medir la rapidez de nuestro proveedor.

Lógicamente, los proveedores deslocalizados (en Asia, por ejemplo) ofrecen un Lead Time mucho más alto que los proveedores locales. No obstante, en función del tipo de industria en la que estemos trabajando, podremos sacrificar el Lead Time a favor de otros factores.

Order Errors

El Order Errors es la métrica que nos permite medir la cantidad de errores realizados por nuestro proveedor en la entrega de la mercancía, ya sea porque nos entregan los artículos equivocados o en la cantidad equivocada.

Es una métrica que se asemeja al Fill Rate que antes comentábamos, pero el Order Errors no sólo tiene en cuenta la cantidad sino también los errores en SKU (Stock Keeping Unit). Eso quiere decir que si encargamos 30 calcetines blancos y nos llegan 30 calcetines grises, por mucho que el Fill Rate sea el adecuado (nos han mandado la cantidad que pedimos) no lo será el Order Errors (se han equivocado en el artículo).  Una cifra adecuada de esta métrica suele ser un porcentaje menor al 0.1%.

Puntualidad

Esta métrica calcula la puntualidad del proveedor respecto a la fecha de entrega prometida. Cuando realizamos un pedido solemos establecer una fecha o plazo para la recepción de la mercancía. La puntualidad también es un buen indicador para saber cómo de bueno y fiable es el proveedor con el que trabajamos.

Es un ratio que varía bastante en función del sector aunque la mayoría de empresas no permiten retrasos mayores a medio día. En caso de que el retraso sea mayor, posiblemente se volverán a negociar las condiciones de la compra.

Rotación de stocks

Esta métrica nos dice cómo de buena es la función compradora (nosotros) a la hora de encargar las mercancías. Estamos hablando del índice de rotación de stocks. Este índice mide el coste de las ventas dividido por el valor de inventario.

Gracias a esta métrica sabremos cuánto stock necesitamos tener para vender las cantidades que vendemos. Si tenemos mucho stock y vendemos muy poco tendremos una rotación muy baja mientras que si vendemos muy deprisa lo que vamos comprando, tendremos una rotación muy alta.

Una vez más, esta métrica se debe tratar de forma distinta en cada sector pero, como ejemplo, Apple suele rotar 75 veces al año su stock. Eso quiere decir que los artículos no aguantan en stock más de 5 o 6 días antes de ser vendidos.

Si nuestra rotación de stock es demasiado baja, probablemente sea porque las cantidades o referencias que estamos adquiriendo no están alineadas con la demanda. Deberemos pararnos a analizar el tipo de demanda que satisfacemos para volver a formular nuestros pedidos.

Estas son las métricas de logística más importantes en la fase de aprovisionamiento. Se suelen medir por proveedor, por planta o por línea de producto. La correcta medición de esta fase es muy importante ya que es el primer eslabón de la cadena, y es crucial que su gestión sea acertada para que el resto del proceso logístico se desarrolle adecuadamente.

Si quieres profundizar en este tema, te dejamos un webinar gratuito de IEBSchool sobre las métricas para medir los procesos de logística y transporte en un e-commerce.

https://www.youtube.com/watch?v=yu3LrbPkrTs&list=PLw11gTSvt8yJ6xkqkvU-saf8T7ghC_foc


El autor de este artículo es Markos Goikolea, responsable de content marketing de la escuela de negocios de innovación y emprendedores IEBS Business School.